Hacienda cocina congelar precios de las gasolinas

img_2025

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) analiza nuevamente mantener sin cambios los precios de las gasolinas que debe anunciar este viernes, según fuentes de alto nivel.
De acuerdo con la información proporcionada, la dependencia revisa las condiciones de los mercados internacionales de las gasolinas y el tipo de cambio, así como costos, con el fin de continuar la política de suavizar los precios de las gasolinas al público.

La medida implica que las cotizaciones máximas se mantienen de la siguiente forma: 15.99 pesos por litro de gasolina Magna; 17.99 pesos la Premium, y 17.05 pesos el diesel.

Sin embargo, analistas financieros y especialistas consultados por EL UNIVERSAL consideraron que postergar el aumento significa que quienes pagarán los platos rotos por el efecto del rezago que generará la medida son los consumidores.

Añadieron que puede ser una bomba de tiempo para la inflación y finanzas públicas, porque tarde o temprano va a estallar a un alto costo fiscal.
La decisión de congelar el precio del 4 al 17 de febrero tuvo un impacto a las finanzas de mil 200 millones de pesos, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Hacienda.

Ayer, el titular de la SHCP, José Antonio Meade, dijo que se revisa la decisión que se debe anunciar mañana, día en que se termina el incentivo fiscal que otorgó por dos semanas el gobierno para determinar precios diarios a partir del 18 de febrero.

“Estamos todavía revisando”, respondió en entrevista al término del evento Aduana del siglo XXI, en el puerto de Manzanillo, Colima.

Sobre si habrá otra prórroga, contestó: “Seguimos trabajando. Ahí está la norma, habremos de seguir revisando para reflejar de la mejor manera las condiciones internacionales”.

Estrategia errónea. Expertos coinciden en que aplazar no es buena estrategia y advierten que se debe aprender del pasado, y más si se manipulan los precios por un factor político, como las elecciones estatales.

El subdirector de análisis de Vector Casa de Bolsa, Luis Adrián Muñiz, estimó con los datos disponibles de los tres primeros días de la semana que el incremento en la Magna debe ser de 40 centavos, pero si no hubieran congelado el precio por dos semanas, se debe anunciar una disminución.

Para el caso de la Premium, calculó que correspondería una baja de entre 20 y 25 centavos.

Hizo ver que es algo incierto, porque sus estimaciones son con base en la fórmula y los estímulos fiscales que se anunciaron en diciembre pasado.

Para el director de Moody’s Economy.com, Alfredo Coutiño, es inconveniente hacer revisiones semanales y lo mejor es que sean mensuales. “Jugar con el precio cada semana o cada dos semanas introduce más incertidumbre que beneficios”.

Si tendremos precios libres en el mercado local, deben dejarlos moverse al alza o a la baja. “Es justo para los mexicanos que si hay movimientos hacia arriba cuando los factores así lo indican, también sea a la inversa”.

Del riesgo del manejo político-electoral del gasolinazo frente a la renovación de gubernaturas en entidades como el Estado de México, enfatizó que se tuvo un costo muy alto nada despreciable por las movilizaciones en la calle, protestas y saqueos.

“Si el mantener el precio de las gasolinas responde a una estrategia política de cara a las elecciones, es un error, quien lo piense así en el gobierno estaría en un error, porque se vuelve al problema del pasado”, opinó.

Flotación sucia. El economista en jefe de Barclays México, Marco Oviedo, consideró que para los siguientes días pueden darse más suavizaciones en el precio. “Hacienda decidió hacer este estímulo para suavizar el incremento y creo que va a ser el caso para los siguientes días, vamos a ver ajustes pero van a ser muy menores toda vez que estos estímulos van a contrarrestar la alineación con precios gloables, dijo.

Para el director del CIEP, Héctor Villarreal, con eso se estaría pasando a tener una flotación sucia de los precios con la suavización. “Creo que cuando sean muy abruptas las bajadas también las van a contener”. En su opinión, se trata es de aguantar presiones políticas, porque no hubo una buena campaña de comunicación.

El investigador del área de análisis de finanzas públicas federales del Instituto Belisario Domínguez, José Luis Clavelina, explicó que al mantener el precio se incrementa el estímulo fiscal por el impuesto especial que se cobra, y la cuota original disminuye.

“Se mantiene el precio a costa de menor recaudación del IEPS; no creo que los cambios sean abruptos, porque la gasolina y el tipo de cambio han bajado, hay que ver si se sigue compensando con esta cuota en la que disminuye el IEPS”.

cabecera-1

Deja un Comentario