Américo y el recuento de los daños

0

• Luis Alfaro

A cuatro meses de terminar la administración de Américo Zúñiga Martínez, en el ayuntamiento de Xalapa, el recuento de los daños se vuelve interminable.

Con obras de relumbrón, que más que solucionar la vida en esta complicada ciudad, sólo sirven para generar mayor caos, infinidad de calles que necesitan ser pavimentadas, reconstruidas o ya mínimo bacheadas, un deplorable servicio de recolección de basura, una Comisión Municipal de Agua y Sanamiento (CMAS) pésimamente administrada y en medio de protestas de inconformidad por múltiples obras inconclusas o prometidas y no llevadas a cabo, y por dos albazos, el gasoducto y el relleno sanitario. Además de la proliferación de guardias vecinales,  en colonias de todos los estratos sociales de esta capital y zonas aledañas, debido al incremento en robos a casa-habitación y transeúntes, el alcalde parece que es el único que no se da cuenta de la realidad que viven todos los días los ciudadanos xalapeños.

Uno de los puntos débiles de esta administración siempre fue la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS), ya que además de cobrar una de las tarifas más altas en el estado, en el consumo de este vital líquido, nunca dio el ancho para satisfacer todas las necesidades de una ciudad tan compleja como se ha vuelto la Atenas Veracruzana.

La escasez del vital líquido, ya fuese por cuestiones de tandeo en época de sequía o por reparación de alguna de las líneas de distribución, mantuvieron en jaque a la población durante estos cuatro años, y a los usuarios no les quedó de otra más que capotear el temporal y sufrir por la falta de un servicio básico y seguir pagando un dineral por algo que no satisfacía en absoluto sus necesidades más elementales.

Otro grave problema que enfrentan los xalapeños, gracias a este nefasto servicio, son las interminables fugas que se suceden a diario en cualquier punto de la ciudad y que son atendidas como si no fuese nada importante desperdiciar agua, ya que a pesar de los insistentes reportes a cualquiera de sus números telefónicos o redes sociales, tardan de tres a cinco días en atenderlos, debido a cuestiones sindicales y a pesar de contar con servicio de 24/7.

El caso más reciente, entre muchos otros, es el que están padeciendo los vecinos de la zona centro ya que se cumplen dos semanas que no cuentan con servicio de agua potable y ya no saben qué hacer, pues la Comisión Municipal de Agua y Sanamiento (CMAS) no hace nada por reactivar el servicio y además no ofrece ninguna justificación ante este problema.

Un ejemplo claro de esto es la carencia que sufren los alumnos de la Escuela de Bachilleres «Ricardo Flores Magón» turno matutino y «Veracruz» turno vespertino, ubicada en la calle de Insurgentes, pues desde que iniciaron cursos el día 15 de agosto, las instalaciones no tienen agua, lo que ha generado molestia y preocupación entre los alumnos, profesores, personal administrativo y padres de familia, ya que las condiciones insalubres en las que se encuentran los baños son insoportables.

De continuar esto, se volverá prácticamente imposible que los alumnos continúen asistiendo a clases, pues los baños serán un foco de infección y las enfermedades empezarán a propagarse, por lo que se vuelve prioritario que Américo Zúñiga Martínez, en lugar de inaugurar festivales y obras que sólo sirven para satisfacer su egoteca y estar preocupado por que le den la dirigencia estatal del PRI, tome cartas en el asunto y resuelva este problema de salud pública, ya que no es posible dejar pasar de largo una situación como tan grave como ésta.

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: