Cumbre Tajín, víctima del dólar

0
E11031608.JPG CIUDAD DE MÉXICO.- Showbiz/Espectáculo-Tajín.- El dólar no deja de incrementar su valor respecto al peso, lo que ocasiona que promotores y artistas batallen para producir espectáculos, entre ellos Cumbre Tajín. Ahora encabezan el cartel Lila Downs, Caloncho, Mon Laferte y Margarita La Diosa de la Cumbia. Todos ellos cobraron en pesos mexicanos. Foto: archivo Agencia EL UNIVERSAL/JGC

E11031608.JPG
CIUDAD DE MÉXICO.- Showbiz/Espectáculo-Tajín.- El dólar no deja de incrementar su valor respecto al peso, lo que ocasiona que promotores y artistas batallen para producir espectáculos, entre ellos Cumbre Tajín. Ahora encabezan el cartel Lila Downs, Caloncho, Mon Laferte y Margarita La Diosa de la Cumbia. Todos ellos cobraron en pesos mexicanos. Foto: archivo Agencia EL UNIVERSAL/JGC

 

El dólar no deja de incrementar su valor respecto al peso  causando que varios promotores y artistas batallen  en su intento por producir espectáculos.

Cumbre Tajín es un paradigma de esta problemática. Inició su planeación en octubre, cuando el dólar estaba a 15 pesos. La escalada empezó y para diciembre se dieron cuenta que era imposible mantener sus planes.

Esto se suma a que Salomón Bazbaz, su director general, recibió un presupuesto  del fideicomiso de Veracruz de 17 millones de pesos para la edición del 17 al 21 de marzo, es decir, una reducción del 25% respecto a 2015.

“Dijimos: ‘si sigue escalando el dólar no vamos a poder’. Nuestro planteamiento era con el dólar a 15 (pesos) y ahorita está casi a 19; a principios de enero empezamos a replantear la Cumbre con lo que tenemos. Con los artistas no hay nada fijo hasta que se dé un adelanto y se firme un contrato, entonces había una serie de invitaciones hechas a las agencias para traer artistas internacionales pero comprendieron perfectamente que este año no podríamos cumplir”, explicó Bazbaz.

En años anteriores habían tenido a Tool, Björk, Carlos Santana e Incubus. Ahora las cabezas de cartel son Lila Downs, Caloncho y Mon Laferte y Margarita La Diosa de la Cumbia. Todos ellos cobraron en pesos mexicanos. Además de invitar sólo a artistas nacionales, redujeron el festival de cinco días, que era lo habitual, a  tres.

“La situación no es exclusiva de Tajín, es algo nacional y hasta mundial”, dice Bazbaz, y la industria de la música le da la razón. Roberto López, presidente de Sony Music México, acepta que como compañía trasnacional les ha afectado la depreciación del peso.

“La mayoría de nuestros costos son en pesos, pero también tenemos algunos componentes que son en moneda extranjera; por ejemplo, cuando contratamos los servicios de productores extranjeros para algún artista nuestro, o productores y directores de videos musicales y de grabaciones audiovisuales importantes.

“También nos afecta cuando hacemos la promoción de nuestros artistas en el extranjero.  Pero también  tenemos una oportunidad porque los ingresos en regalías de la música nuestra en el exterior son en dólares”, refirió.

Boletos encarecidos. Roberto López explica que la mayoría de sus tratos es con artistas locales y siempre  tienen en cuenta que hay un riesgo económico si no funciona en el mercado. En cuanto al segmento de la música en vivo, Sony Music ha sido afectado por los conciertos, sobre todo cuando los artistas internacionales son contratados para cantar en México.

“Tienen sus honorarios fijados en dólares y aquí los promotores en el país tienen una dificultad adicional, que es buscar el equilibrio de los costos de producción en dólares con los costos de los boletos en pesos para el público”, indicó Roberto López.

Eso significa, por ejemplo, que el Auditorio Nacional y los artistas han tenido que llegar a acuerdos para absorber la pérdida que significa la depreciación del peso.  Gerardo Estrada, coordinador de este foro, explica que  la mayoría de sus contratos están firmados en dólares:  “Incluso los artistas nacionales suelen cotizarse en dólares  porque la mayoría ya son figuras internacionales y eso afecta los  costos.

“A veces se trata de negociar con ellos y que respetemos un tipo de cambio determinado que se había establecido con anterioridad en el contrato, algo intermedio”, expresa Estrada.

En resumen, los promotores están tomando precauciones  pero siguen con el show, aunque eso signifique contratar más talento nacional que internacional. Por eso mismo,  Estrada felicita la valentía de traer, por ejemplo, a Madonna o Rolling Stones.

“Otra forma de financiar el espectáculo es buscar más patrocinios. En última instancia se sube el  precio al boleto, el público suele entenderlo y como hay distintos rangos se mantienen algunos en precios accesibles y se incide en los más caros”, explicó.  “En lugar de venderse rápido, algunos boletos  tardan más y crece la angustia del promotor pero  hasta ahora gozamos la suerte de que se sigue consumiendo”.

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: