El desgaste

0

• Yolanda Gutiérrez Carlín

Partidos políticos se preparan ya para las elecciones del 2018 en donde se elegirá Presidente de la República, nueve gobernadores (incluido el de Veracruz), senadores, diputados federales, locales y municipios en algunas entidades; esta será una elección inédita para el país.

A nivel nacional el único partido que tiene ya su candidato es Morena, por parte del PRI no se conoce quién será el elegido; en el PAN los ánimos se van calentando y todo parece indicar que no habrá alianza con el PRD, se habla ya de un candidato ciudadano por parte del Sol Azteca, encarnado en Miguel Mancera, actual jefe de gobierno de la Ciudad de México.

En este esquema electoral, en lo local se presume que el candidato panista será el alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez. Por el priísmo, los senadores Héctor y Pepe Yunes recorren la entidad en busca de la postulación tricolor, aunque los malquerientes de ambos legisladores manejan en medios el nombre de Ricardo Ahued Bardahuill, ex alcalde de Xalapa y Juan Manuel Diez Francos, alcalde de Orizaba.

En Morena se menciona como posible candidato al gobierno otra vez a Cuitláhuac García y comienza a sonar en nombre de Amado Cruz Malpica, coordinador de la bancada local.

Con la salida de Clementina (Tula) Guerrero de la Secretaría de Finanzas y la llegada de Guillermo Moreno Chazzarini se especulan dos cosas, la primera que Tula no quiso seguir metiéndole la mano a la licuadora y la segunda que Moreno Chazzarini es la avanzada del alcalde boqueño, ya que solicitó licencia como síndico en Boca del Río para poder ocupar el puesto de contralor.

Se ve difícil que el priísmo conserve la Presidencia de la República (aunque como dicen el PRI unido jamás será vencido y para muestra ahí está Edomex), en la entidad también se observa complicado que el panismo (en la familia Yunes-Linares-Márquez) pueda seguir gobernando Veracruz, ya que quienes votaron por “el cambio” ven con tristeza que las promesas de campaña están muy lejos de cumplirse.

El ejercicio del poder desgasta, el gobierno actual tiene demasiados frentes abiertos, cuestión que le puede ocasionar problemas para la próxima elección, por ejemplo los empresarios que se cambiaron de color esperando un pago que no llegó aseguran no apoyarán mas, las definiciones de las candidaturas serán fundamentales para decidir con quién irán.

Se dice que al no darse la alianza PAN-PRD los días del secretario de gobierno en Veracruz, Rogelio Franco están contados, como también en el altiplano se habla de la salida del Fiscal General de la entidad, Jorge Winckler por armar carpetas defectuosas que impiden la aplicación de la justicia en contra de quienes lastimaron las finanzas del estado.

La falta de liquidez y el amago ahora del diputado perredista Sergio Rodríguez de informar cuestiones delicadas del manejo de los recursos, influyó en la salida de Tula, y tal vez sea caldo de cultivo para desestabilizar aún mas a la administración actual.

Trascendió ya que lunes 17 en el INE se dictaminará del rebase de gastos de campaña, de los 25 municipios que dieron a conocer inicialmente, se maneja que maquillaron algunas cifras y serán 18 las alcaldías en donde el blanquiazul invirtió de más en los candidatos, Córdoba, Tuxpan, Coatepec y Martínez de la Torre, entre los señalados.

Share.

Leave A Reply