La noche de Espinoza, a punto de colapsar

0

No necesitó capote, ni muleta. Espinoza Paz tenía bajo la manga otros argumentos para salir triunfante de la Plaza de Toros México: «sus amigos», aunque el útimo de ellos, Paulina Rubio, casi echa a perder su noche.

El primero de los invitados del sinaloense apareció con una hora de retraso Aleks Syntek tocó «Amigo con derechos» y la ligó a «Intocable», ambos temas cantados a duo, momento que descongeló las gargantas de los más de 36 mil asistentes al coso de la colonia Noche Buena.

«El culpable» y «Como un tatuaje» motivóy destapó totalmente los gritos para dejar turno a la rockola del cantautor del pueblo. Éxitos de Los Primos de Durango, Banda Cuisillos y La Arrollado banda El Limón se dejaron escuchar de la voz de su creador.

«Te perdonaría», «Mil heridas» y «Más adelante» acompañaron las interpretaciones «Ponte en mi lugar» y «Aunque sea una mentira», momento que precedió a la entrega de discos de multiplatino por las ventas de sus álbumes «El cantautor del pueblo», «Del rancho para el mundo» y «Canciones que duelen».

«Esta noche es un día muy especial para mi porque están aquí conmigo y ustedes la hicieron especial, por esa razón vienen personas, artistas especiales. Les voy a contar que hay una canción que me grabó y la invito a cantarla con ella. En este escenario del DF, María José», presentó el sinaloense a la cantante para interpretar «Asi o más».

«Espero», «Como una gelatina», «Perdóname», «Inolvidable» y «Sólo un día» fueron coreadas por los asistentes, al igual que «Al diablo lo nuestro», «24 horas», «No sé» y «La escuelita».

El turno tocaría al primero y segundo lugar de «La Voz…México». La primera en pasar al escenario fue Alejandra Orozco, «la guadalajareña», quien interpretó «Volverás», canción que vendrá en su álbum debut, de la inspiración de quien fuera su entrenador.

La aprobación de la gente la obligó a interpretar también «La gata bajo la lluvia», para dejar el escenario al ganador del programa, Oscar Cruz, quien también cantó un tema de su anfitrión, «A kilómetros de aquí», secundada por «Cómo quieres que te quiera», a ritmo de banda.

Después, Isidro Chávez Espinoza recordó a su madre María de la Paz Espinoza, fallecida en septiembre de 2009, y rindió reconocimiento a su abuela, doña Cuca, con la canción «Mujer», con la que rompió en llanto.

«Para no perderte», «El camino más corto», «Fuiste mía alguna vez y «Devastado», del disco «Canciones que duelen» sirvieron para presentar a su último invitado.

«Buenas noches Espi. Buenas noches Distrito Federal. Para mi es un honor estar enfrente de una persona que tiene un ángel enorme y que no olvida a su gente», saludó Paulina Rubio a un público que no le hizo mucho caso.

Ambos interpretaron a dúo «Me voy», que forma parte de «Brava»,último álbum de la Chica Dorada. La ejecución saldría accidentada y con un pésimo sonido. Las silbatinas y gritos llevaron a la ex Timbiriche a solicitar a Paz que la repitieran, quien ante la insistencia accedió.

«Pau se cree muy fresa, así que vamos a ver», dijo el cantautor, a lo que ella respondió «La hacemos como quieras, pero no tiene nada que ver con piña, fresa o elote».

Una segunda versión de «Me voy», a ritmo de banda, contó con la recepción de los asistentes, más no su aprobación, lo que ratificaron cuando Paulina se retiró con una ensordecedora silbatina.

Cual matador con una fallida estocada, Espinoza regresó al ruedo y sin pensarlo empezó a cantar «Lo intentamos», seguido de inmediato por el público en un karaoke gigantesco, gesto que se replicaría en «El último viernes», cerrando el concierto entre fuegos artificiales.

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: