La reforma urbana

0

• Braulio Javier Garcia Nieva

México le cumple al mundo, pero…  ¿Le cumple a los mexicanos?

México pudo  cumplir su meta de llegar con una nueva reforma urbana a la reunión más importante en el mundo que se realiza cada 20 años respecto a temas de la ciudad.

Recientemente se ha aprobado en el senado la nueva Ley de asentamientos humanos y desarrollo urbano y de ahí pasó al Congreso de la Unión para someterse a lo pertinente, permitiendo cumplir el siguiente paso el pasado 17 de octubre en Quito, Ecuador, donde la Sedatu y la SRE llevaron esta nueva ley como un estandarte de muestra internacional de lo que los demás países deberían estar haciendo en el suyo. De esta forma es como México una vez más es punta de lanza en temas de urbanismo a nivel Latinoamérica.

Recordemos que es en 1976 cuando nace en nuestro país la ley de asentamientos humanos y no es coincidencia que haya sido en el año de HABITAT I, así como tampoco es coincidencia que sea en 1996 cuando esa misma ley sufre una gran reforma, justo 20 años después para HABITAT II y ahora en el 2016 en la tercera edición en HABITAT III se llega con la gran reforma urbana. La nueva ley de asentamientos humanos y desarrollo urbano.

De esta forma viendo este proceso que ha tenido nuestra legislación respecto a un tema internacional tan influyente que se realiza cada 20 años, estamos viendo cómo está nueva ley era un compromiso, no solo con los mexicanos y su historia, si no con el mundo entero. Así también vemos como A DESTIEMPO se llevó un proceso de cambios y adaptaciones a una ley que fue conocida como producto final primero por el mundo antes que por los propios habitantes que la tendrán que cumplir. Si es cierto que esta nueva ley ha tenido un proceso social muy fuerte e intenso y que muchas asociaciones civiles así como organizaciones e instituciones se han visto envueltas en los trabajos de propuestas y revisiones, fue hasta el último momento que esta se aprobó y se llevó a la reunión más trascendental que realizara ONU HABITAT.

De esta forma el proceso de las mesas de trabajo, foros y demás actividades temáticas, así como también, la comparativa con el marco internacional, llevaron un largo proceso en el cual por supuesto estuvo participando la FCARM así como el Centro Mario Molina, la UNAM entre otros muchos más.

La situación es que de esos trabajos a la redacción final, había mucho camino por recorrer y ese camino que generó el producto final fue llevado a cabo en solitario y es ahí donde nace la incertidumbre.

La reforma urbana se sumará a todas las reformas llevadas a cabo por el ejecutivo, la hacendaria, la bancaria, la energética, la educativa entre otras y servirá al igual que ellas a cambiar y modificar este país que no es ni será el mismo que al inicio del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, sin duda este es un nuevo país con nuevas reglas y a esas nuevas reglas se suman las de crecimiento territorial y desarrollo urbano.

Muchas fueron las esperanzas y las expectativas que se tuvieron para esta nueva ley y que todos quisimos cumpliera, si no es que todas, por lo menos si la mayoría, pues tenemos que aceptar que en el campo de  aumentar densidad, crecimiento y desarrollo nos falta mucho y a esa “deuda” le tenemos que agregar que nuestro país le apuesta a “el derecho a la ciudad”; un tema muy innovador a los que varios países no le apuestan con la misma energía que el nuestro.

Zonas metropolitanas estatales y entre estados, mega ciudad, derecho de la tierra particular y ejidal, crecimiento, planeación, reservas territoriales, presupuesto municipales alineados a la metrópoli, separación de valor físico de suelo y valor de construcción o plusvalía, esos son nuestros temas y esos son temas que tenemos en nuestra REFORMA URBANA y que solo falta que las entidades la aprueben, ese es nuestro trabajo ahora, que se difunda en todo el país y que se siga avanzando.

 

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: