Magistrados, jubilación por decreto

0

• Rafael Pérez Cárdenas

Hasta ahora, ningún gobernador había tenido problema con la edad y el perfil de los magistrados del Poder Judicial del Estado. Por el contrario, muchos de ellos habían promovido a destacados juristas que habían hecho carrera en la administración pública y querían tener un espacio digno para ir preparando su retiro. Eso ayudó en muchos casos, a que el Poder Judicial se convirtiera en una institución con un gran activismo político.

Pero también destacan los muchos ejemplos de magistrados que han hecho una carrera judicial desde los más modestos espacios del Tribunal Superior de Justicia del Estado; lo conocen todo y a todos, y eso facilita el desempeño de las distintas salas que lo integran.

Claro, no siempre ha habido comunión entre los magistrados. La autonomía del Poder Judicial permitió siempre que jueces y magistrados impusieran su opinión respecto de temas trascendentes. En general, los Gobernadores en turno gozaban de una buena comunicación con su contraparte, y muy pocas veces caían en la tentación del sometimiento, aunque lo intentaban.

Pero la llegada del nuevo Gobernador del Estado modificó sustancialmente las cosas. En principio, hizo lo que tenía que hacer para imponer a un nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia en la persona de Edel Álvarez Peña, arreglando tiempos legales y políticos para que éste se presentara ya con la investidura a la toma de posesión del mandatario estatal.

Edel no sólo no contaba con carrera judicial; su paso por la política había sido marcado por derrotas electorales y serios conflictos con personajes del sur de la entidad. Cuando su nombramiento fue propuesto por Fidel Herrera,  la magistrada Cecilia Castañeda Palmeros respondió desafiante que “cualquier pendejo podía ser magistrado”, en franca referencia al hoy Presidente.

La afrenta no se olvidó. A la llegada de Yunes Linares al gobierno estatal, operó para que fuera la propia Cecilia Castañeda quien propusiera a Edel Alvarez como nuevo Presidente del Tribunal Superior de Justicia. La afrenta estaba cobrada.

Bueno, pues ahora resulta que los quieren mandar al asilo mediante un retiro anticipado que le permitiría al gobernador Miguel Ángel Yunes acomodar sus piezas para lo que será el post yunismo.

En la sesión de ayer del Congreso estatal, los diputados aprobaron “en un primer periodo ordinario de sesiones- modificaciones legales que obligaran a la remoción de los magistrados cuando cumplan 70 años de edad. “El dictamen de la Comisión de Justicia y Puntos Constituciones dice que son causas de remoción de los jueces, además de las establecidas en la ley, el haber cumplido 75 años de edad y para los magistrados es motivo forzoso el haber cumplido 70 años”, publica en su sitio de internet Formato7.

Sin embargo, en esta disposición habrá, necesariamente un debate jurídico sobre sus alcances. La ley no puede ser retroactiva en perjuicio, por lo que los magistrados de mayor edad pueden estar tranquilos, no así los que ya andan caminando por el sexto piso y esperaban jubilarse hasta que ellos lo decidieran.

Lo que no está en duda es que el cambio generacional y político ya está en marcha. En el Tribunal hay al menos 15 magistrados que ya rebasan los 70 años que ahora establece la ley; no se van a ir a menos que la oferta de jubilación sea atractiva. Se sabe de al menos de tres casos que estarían dispuestos a retirarse, a los que se sumarían tres más que están por cumplir su periodo de diez años, por lo que dejarán vacantes estas seis posiciones.

En este escenario, el Presidente Edel ni suda ni se acongoja. No alcanza siquiera los 60 años de edad. Su periodo como Presidente del TSJE termina el primero de diciembre de 2019 –tomo posesión el mismo día que el Gobernador del Estado-, mientras que su encargo como magistrado vence un mes de después, en enero de 2020, al cumplir diez años en el cargo.

“La intención de la reforma es dejar de lado el principio que define la inamovilidad en el sentido de permanencia vitalicia en el cargo, sino que dicha prerrogativa, se concede por un plazo determinado, que comprende desde su designación, hasta el momento en que llegue el tiempo del término de su encargo previsto en las Constituciones Locales”, justifica el dictamen aprobado ayer y que tendrá que ir a un segundo periodo ordinario de sesiones.

El tema de fondo de los magistrados y algunos jueces no es que sean malos o que rebasen los 70 años de edad. El problema es que no son los suyos y necesita esos espacios para que, como su némesis, ejercer con plenitud el pinche poder.

La del estribo…

  1. Me cae que esas cosas sólo pasan en México. El Sistema Nacional de Empleo se acabó su presupuesto a mediados de año, por lo que a partir de agosto suspenderá actividades -15 ferias de empleo, programa de jornaleros y proyectos productivos, entre otras-, dejando a sus trabajadores… sin empleo.
  2. La intención del gobernador de modificar los periodos de concesión de los dos tramos que forman parte de la autopista Xalapa Veracruz, no es otra cosa que gastar en el presente el dinero futuro del estado. No falta razón a Héctor Yunes cuando acusa que se trata de una bursatilización disfrazada.
Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: