Mediante grullas de papel, niños expresan: Queremos paz

0

  • Se trata de una exposición colectiva que será inaugurada el 9 de diciembre a las 11:30 horas en el Museo de Antropología de Xalapa
  • Participaron aproximadamente cinco mil niños de escuelas primarias y un grupo de jóvenes universitarios, animados por Ryuichi Yahagi

Karina de la Paz Reyes Díaz, Xalapa, Equez, jueves 7 de diciembre de 2017.- Una leyenda japonesa dice que los dioses cumplen deseos si se elaboran mil grullas de papel y en ello trabajó Sadako Sasaki, una de las víctimas de la bomba atómica que azotó Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial. Ella tenía dos años cuando ocurrió el ataque nuclear y una década después padeció las consecuencias con leucemia. Su anhelo de curarse la llevó a tal empresa, pero murió sin lograr concluirla.

De manera simbólica y solidaria, sus amigos continuaron con la elaboración de las grullas de origami (arte ancestral japonés que consiste en el plegado de papel para construir figuras), con la carga simbólica de que no hubiera más guerras en el mundo.

Sadako Sasaki fue inmortalizada con grulla en mano, en una estatua que está en el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima y es el símbolo de los niños de aquella región para pedir que se acaben las guerras y haya paz; cada año llegan a ella toneladas de grullas no sólo de Japón sino de todo el mundo.

La historia fue contada por Ryuichi Yahagi, artista y académico del Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana (UV),  a más de cinco mil niños de alrededor de 70 escuelas primarias de Xalapa y la región, con el apoyo de la Secretaría de Educación de Veracruz; a su vez, les enseñó a elaborar su propia grulla acompañada de un mensaje de paz.

Este proyecto, en el que también participaron alrededor de 10 estudiantes de la Facultad de Artes Plásticas de la UV, inició en mayo y saldrá a la luz este sábado 9 de diciembre en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Antropología de Xalapa (MAX).

La exposición colectiva creada por Ryuichi Yahagi lleva por título precisamente Queremos paz.

Desde hace 22 años el académico japonés vive en Xalapa y lamentó pronfundamente el cambio social que ha presentado la ciudad. “No son buenas noticias”. De ahí nació la idea de Queremos paz.

Compartió que tiene una hija de casi 11 años y mientras los niños de su edad en Japón se van solos a la escuela o pueden jugar con sus amigos fuera de casa, acá es imposible dada la inseguridad. “Tenemos que pensar en el futuro de nuestros hijos”, dijo el entrevistado.

Ante su necesidad de plantear propuestas, recurrió a las artes plásticas, concretamente a la grulla de origami de su natal japón, porque para ellos es el símbolo de la paz, mismo que cobró relevancia a partir de la historia de Sadako Sasaki.

La inauguración de Queremos paz será a las 11:30 horas y permanecerá en el MAX hasta el 24 de enero de 2018.

“A partir de esta exposición vamos a pensar en los deseos de paz de cinco mil niños. Esto no tiene límite. Más adelante podemos hacer más, seis mil, siete mil grullas.”

Share.

Leave A Reply