Muere gobernador argentino

0

 

El año político en Argentina comenzó con una muerte. La del gobernador de la provincia de Río Negro, Carlos Soria, quien falleció en la madrugada de este domingo, como consecuencia de un disparo de revólver en el rostro durante una presunta discusión con su esposa, según informaron fuentes judiciales de esa provincia de la Patagonia argentina.
La noticia conmocionó la vida política del país, cuyos gobernadores y funcionarios del gobierno nacional no podían salir de su estupor, ya que Soria había asumido la gobernación hace 21 días, cuando se convirtió en el primer mandatario rionegrino de origen peronista desde la recuperación de la democracia.
Al parecer, Soria, ex secretario de Inteligencia durante el gobierno de Eduardo Duhalde (2001-2003), acababa de cenar con su esposa, Susana Freydos, y sus cuatro hijos en la finca que poseía en la localidad de General Roca, alto valle de Río Negro, y en medio de un discusión el arma se habría disparado y el proyectil (uno y no dos como se dijo en un principio) ingresó por el pómulo izquierdo y lo hirió de muerte.
El hecho habría ocurrido a las 4:05 de la madrugada (1:05 en México). La ambulancia llegó a las 4:20 y minutos más tarde el gobernador fallecía en el hospital de Roca.
El juez que investiga el caso, Emilio Standler, aún no imputó a ninguno de los miembros de la familia, aún cuando la esposa, fue trasladada por la policía y se presume que declaró informalmente ante las autoridades.
Tanto en la provincia como en el gobierno nacional, el silencio sobre el caso es total. Sólo algunos colegas del gobernador, de 61 años, lo recordaron “como un trabajador incansable de la política”, en palabras del mandatario bonaerense, Daniel Scioli.
Hombre con nutridos vínculos en las fuerzas de Seguridad, y peronista ortodoxo, había iniciado su mandato con un feroz ajuste que preveía el despido de 4 mil 500 empleados públicos en la provincia. Ahora su lugar será ocupado por el vicegobernador, Alberto Werentilnek, quien calificó lo sucedido como “un accidente doméstico”, ya a primeras horas de este domingo.
Se trata de la tercera muerte dudosa en menos de dos semanas de personas vinculadas al poder. El pasado 22 de diciembre fue el caso del secretario de Industria. Iván Heyn, en Montevideo, quien apareció ahorcado en su habitación del hotel donde se hospedaba la comitiva argentina que participaba de la Cumbre de presidentes del Mercosur.
El pasado 27 de diciembre apareció ahorcado en Yacuiba, Bolivia, el cónsul argentino en esa ciudad, Deimundo Escobal, en circunstancias ambos, aún no esclarecidas y ahora se suma el caso Soria, para marcar un final de 2011 y un inicio de 2012 con la muerte escrita en el ámbito político.

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: