Patrimonio de la Humanidad

0

• Braulio Javier García Nieva

La UNAM celebró este 11 de agosto del 2017 su décimo aniversario de su declaratoria de ser patrimonio cultural de la humanidad.

Heredera de la Real y Pontífice Universidad de México fundada en 1551, la UNAM se manifiesta como la madre y origen de las universidades en nuestro país.

Su importancia en el acontecer nacional es innegable así como también su trascendencia internacional pues ser parte de las 100 mejores universidades del mundo en 2017 lo confirman.

Madre de las universidades en el país, con profesores que emanados de ella, se distribuyeron a lo largo y ancho del territorio nacional sembrado más que su conocimiento, su filosofía, con ello se establece el estrecho vínculo de todas las universidades del país con esta casa de estudios, pues donde quiera que hayas estudiado, siempre tendrás un relación con la UNAM.

Aún en nuestros días, aunque ya a nivel de maestría o doctorado, son académicos de esta institución, quienes llevan su conocimiento a todo el país.

De ahí su trascendencia nacional e importancia en la formación de los profesionistas, maestros e investigadores, tesoro de nuestro país y motor pujante en el avance cultural y científico de nuestro México.

Población estudiantil de niveles impresionantes, 180 mil personas deambulan en sus instalaciones, la población de una ciudad media, pero que mantiene un horario de abrir a las 7:00 am y cerrar completamente a las 11:00 PM

Así las dimensiones a las que se ve forzada a cumplir la llamada CU por situarse en una de las ciudades más extensas y pobladas del mundo.

Recorrer sus instalaciones, conocer su historia, y saber de su trascendencia es de carácter obligado para cualquier mexicano en aras de conocer y valorar nuestra propia historia y riqueza cultural.

No llegan a 10 los campus universitarios con este nombramiento en todo el planeta. Así es la trascendencia e importancia de nuestra casa de estudios mexicana.

Edificios majestuosos, muestra de la capacidad arquitectónica mexicana de la época, unidos por explanadas tan extensas como su población misma.

En cada edificio, en cada detalle de los pisos que mantienen forma y sutilmente cambian material y/o escala, se ven representados los estilos arquitectónicos de quienes lo hicieron. Grandes arquitectos, artistas plásticos y escritores, pusieron su contribución y empeño para que la «Ciudad Universitaria» fuere lo que es hoy día.

Usó distintivo y característico in situ de los materiales, jardines de piedra que hoy quedan revestidos de alfombra de pasto verde, montículos de tierra como islas arboladas recubren y completan las explanadas que hoy se empiezan a mezclar con ciclovías y él resurgimiento de un espejo de agua que verá nuevamente su esplendor en ese pedregal.

Dicha riqueza arquitectónica protegida por la UNESCO expresa parte de nuestro carácter y riqueza cultural. Digna postal para mostrar al extranjero pues en ella se han fraguado muchos de los más importantes movimientos sociales de nuestro país.

Ciudad de alumnos y maestros entre semana y parque recreativo y de descanso para la ciudadanía en general en sábados y domingos nos deja aún hoy en día una enseñanza.

¿Qué pasaría si en las comunidades se quedarán abiertas las canchas y jardines de las escuelas, protegiendo únicamente los edificios?

Así al día de hoy se puede aprender  en muchos sentidos de este espacio y de su composición arquitectónica. Espacio público que sirve y cumple una función muy importante como amalgama de la sociedad además de ser pulmón y ventana al mundo.

Muchas felicidades a la UNAM y muchas felicidades a nosotros como mexicanos, pues tener esta institución es orgullo nacional y un tesoro de nuestro México.

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: