Tomate el «oro rojo» del campo mexicano

0

Rosalinda Morales.- Contrario a señalamientos que indican que el mercado del tomate rojo o jitomate está saturado y que por esa razón el precio está  a la baja, analistas señalan que aún hay ventanas de oportunidad para invertir en la cadena de producción de la hortaliza, tanto para exportación como para abastecer al mercado interno.

El documento de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), Oportunidades de inversión en la producción de tomate rojo en México, destaca que es altamente probable que una vez garantizando el abasto de tomate se podrá alcanzar la estabilidad de precios.

La producción del cultivo en México se obtiene, en gran medida, a través de la agricultura de riego, aunque algunas entidades como Morelos y el Estado de México lo cultivan en temporal.

En México, a pesar de ser el país que oferta el volumen más grande de tomate para exportación en todo el mundo, el mercado interno presenta temporadas donde el producto escasea y los precios se elevan demasiado, al grado de que las variaciones en el indicador de precios de la hortaliza llegan a ser de tal magnitud que tienen repercusiones en la inflación general.

La disponibilidad de tomate en el mercado interno tiene que ver directamente con el saldo de la balanza comercial, ya que México destina más del 65 por ciento de su producción para abastecer el mercado estadounidense. El volumen de producción y los niveles de exportación, determinan la oferta doméstica.

En el mercado nacional existe demanda que no se encuentra plenamente satisfecha durante el verano, puntualmente, en los meses de junio y julio; así como en el periodo de noviembre, diciembre y enero. Durante 2009 el rendimiento promedio nacional fue de 22 toneladas por hectárea en temporal. Mientras que en condiciones de riego se ubicó en 42.8 toneladas por hectárea. Este dato explica porque a pesar de que en la última década la superficie para la siembra de tomate se ha reducido a una tasa de 3.5 por ciento, los volúmenes de producción se han incrementado.

En 2010 se destinó una extensión de 52 mil hectáreas para el cultivo de tomate en México.

Presencia exponencial en invenadero

Uno de los factores determinantes para obtener un mayor rendimiento ha sido la producción en condiciones de riego y con sistemas de agricultura protegida, ya sea utilizando tecnologías como la malla sombra o con invernaderos altamente tecnificados.

La superficie utilizada para producir tomate bajo condiciones de agricultura protegida se ha incrementado sustancialmente en los últimos años, pues pasó de 248 hectáreas en el año 2000, a más de 3 mil hectáreas en 2009. De ahí que en el 2000 se obtuvieron 25 mil 926 toneladas con este esquema, y en el 2009 se produjeron 398 mil 482 toneladas.

Dicho nivel de producción representa el poco más del 20 por ciento de la producción nacional del cultivo. En el año agrícola 2010 el volumen total obtenido de tomate rojo se ubicó en 2 millones 160 mil toneladas, que fue 5.9 por ciento mayor a la cosecha registrada en 2009.

Lo anterior se explica gracias al incremento en los rendimientos promedio nacionales, que crecen a una tasa 8.4 por ciento por año.nte al mercado nacional.

Share.

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: